Blog

Miedo y rabia como motores para compartir noticias en redes sociales: el caso del cambio climático

Compartimos las noticias que más nos afectan emocionalmente. Desde hace años los psicólogos señalan que a los humanos nos encanta compartir con nuestros contactos las historias que despiertan emociones intensas. El auge de las redes sociales y la obsesión por la “viralidad” no han hecho más que subrayar esta tendencia, tanto desde la teoría como desde la práctica. Piensa si no en la cantidad de titulares que prometen enfadarte, asustarte o entristecerte. Es una carrera casi suicida por apelar a nuestras vísceras y no a nuestro cerebro.

Una nueva Edad de Oro del Periodismo: miedo, tildes desaparecidas, alarmismo, desinformación…

En el caso concreto de la información sobre el cambio climático, tendemos a compartir más las noticias si nos enfadan o si nos hacen sentir miedo. A esa conclusión apuntan los datos de Emociones y difusión de noticias sobre el cambio climático en redes sociales, el estudio que publico este mes con mis compañeros Jesús Díaz del Campo y Nuria Navarro Sierra.

En el estudio pedimos a 98 voluntarios que leyesen una noticia sobre los efectos del cambio climático. A continuación les pedimos que evaluasen las distintas emociones que les había despertado el texto y que indicasen si compartirían esa noticia en sus redes sociales. De todas las emociones considerados, la rabia y en el miedo mostraron las influencias más claras. Por el contrario, ni la tristeza, ni la preocupación ni la sospecha desempeñaron un papel relevante a la hora de decidir si se comparte la noticia o no.

En el estudio también controlamos aspectos que pudieran amortiguar esa influencia de las emociones. Es decir, ¿qué atenua o -por el contrario, refuerza- el papel de las emociones a la hora de compartir estas noticias?

Por un lado las emociones nos afectan de manera distinta en función de para qué usamos las redes sociales. Cuando utilizamos Facebook, Twitter o cualquier otro servicio podemos buscar diferentes usos y gratificaciones como entretenernos, reforzar nuestras relaciones o construir una imagen de nosotros mismo. De todos esos usos y gratificaciones comprobamos que la búsqueda de información es la que más frena el impacto emocional. Si vemos en Facebook o en Twitter un entorno donde estar actualizados y encontrar nuevos datos acerca de los temas que nos preocupan o nos interesan, seremos más racionales y menos emocionales a la hora de compartir noticias.

En un sentido similar, encontramos que si somos consumidores habituales de noticias, es decir, si seguimos los medios para estar al tanto de la actualidad, también frenaremos esa influencia de las emociones. Por último, cuanto más nos interese a priori un tema concreto, menos nos afectarán las emociones para compartir información al respecto.

Así que la “vacuna” para ser más racionales y menos emocionales a la hora de compartir información con nuestros contactos es tan sencilla y, a la vez tan complicada, como mostrar interés por la actualidad y esforzarnos por estar informados por los temas concretos que nos afecten o nos preocupen.

Dónde y cómo buscar información para la tesis doctoral

Al empezar una tesis doctoral resulta casi imposible no sentirse abrumado. Se trata de una tarea colosal que puede parecer, en principio, inabarcable. Por mi propia experiencia personal, tanto como doctorando como director, uno de los problemas que más agobio provocan es: ¿cómo encontrar información para la tesis? La necesidad de encontrar documentos y referencias sobre las que construir el marco teórico, justificar la necesidad de la tesis o elaborar el estado de la cuestión desorienta a la mayor parte de doctorandos que conozco (incluido a mi yo del pasado)

Para intentar orientar y ayudar a estudiantes que estén en esa misma situación he escrito un breve manual de caracter eminentemente práctico: Búsqueda de información bibliográfica para la tesis doctoral. Cómo y dónde buscar información para una tesis

El manual tiene tres grandes objetivos:

  • entender la necesidad de buscar información en bases de datos bibliográficas
  • conocer las principales bases de datos
  • proponer algunas estrategias básicas de recuperación y filtrado de información

En primer lugar se explica por qué para una tesis doctoral no vale la primera página que encontremos en Google. Intento hacer comprender que la complejidad y abundancia de la información científica nos empuja a depender de filtros y criterios secundarios. El objetivo es asimilar que la primera opción para encontrar referencias siempre debería ser una base de datos bibliográfica

El segundo tema se dedica a presentar de manera muy sucinta las principales bases de datos y otros recursos bibliográficos y explicar las diferencias fundamentales entre cada uno de ellos. Hago especial hincapié en entender por qué algunas bases de datos (Web of Science) tienen criterios más exclusivos que motores de búsqueda científica como Google Académico.

Finalmente, a través de ejemplos de uso de Web of Science, explico los procedimientos básicos para llevar a cabo una búsqueda bibliográfica y comparto algunos consejos prácticos para filtrar y navegar entre cientos o miles de resultados iniciales.

Me gustaría que este manual fuese un documento vivo y que fuera evolucionando en diferentes versiones. Por ello, estaré más que encantado de recibir comentarios, sugerencias y todo tipo de realimentación al respecto.

Redes sociales y periodismo: qué y cómo se ha investigado, qué y cómo podemos investigar

Las redes sociales han cambiado, indudablemente, el modo en que consumimos y producimos noticias. De hecho, el Periodismo es uno de los asuntos que más se está investigando en el ámbito concreto de las redes sociales. Pero, dentro de este asunto, ¿qué hemos estudiado concretamente sobre periodismo y redes sociales? ¿Cómo lo hemos analizado? ¿Cuáles son nuestros principales referentes teóricos? ¿Qué temas han atraído nuestra atención? ¿Hacia dónde podemos avanzar? Estas son algunas de las preguntas que contesto en mi último artículo: Research on social media and journalism (2003-2017).

Sigue leyendo “Redes sociales y periodismo: qué y cómo se ha investigado, qué y cómo podemos investigar”

Ariely, Dan (2009): Las trampas del deseo

Teniendo en cuenta que han pasado más de diez años desde que Las trampas del deseo vio la luz podríamos decir que nos encontramos ante un clásico. Pero este libro no entró en “mi radar” hasta hace unas semanas. Y me ha gustado tanto que no me resisto a recomendarlo encarecidamente. Y eso que, a priori, tiene poco que ver con mis intereses investigadores y académicos. O sí, como reflexionaré más adelante.

Podríamos definir esta obra del psicólogo Dan Ariely como un libro divulgativo de la “economía conductual” una (relativamente) joven disciplina científica que intenta explicar cómo nuestras decisiones (de compra o de otra tipo) están marcadas por patrones que poco o nada tienen que ver con la racionalidad que se espera del consumidor en la economía clásica o convencional.

He disfrutado especialmente la capacidad de divulgar la investigación sobre Ciencias Sociales. En general, quienes nos dedicamos a estas disciplinas, hacemos poca y mala divulgación. Libros como el de Ariely son muy necesarios.

Sigue leyendo “Ariely, Dan (2009): Las trampas del deseo”

Si creo que “las noticias me encontrarán”, ¿compartiré más noticias en redes sociales? ¿Y consumiré más noticias?

Cada vez más gente consume noticias mediante redes sociales. De hecho hay quien ya cree que se puede estar suficientemente informados sin seguir de manera activa los medios convencionales. En este sentido apunta la Percepción “Las noticias me encontrarán“. Quienes comparte esta actitud creen que si una noticia es lo suficientemente relevante, acabarán encontrándola en Facebook o algún amigo se la acabará compartiéndola por otra vía. Creer que las “noticias me encontrarán” es peligroso porque nos hace estar peor informados y menos implicados en la política, lo que puede acabar teniendo efectos dañinos para la calidad de nuestras democracias.

Pero, de manera concreta, ¿cómo afecta esta percepción a nuestros hábitos informativos en redes sociales? ¿Creer que las noticias nos encontrarán nos hace consumir más noticias a través de estos canales? Y, de manera paralela, si creemos que las noticias nos encontrarán, ¿compartiremos más noticias en redes sociales? Estas son algunas de las preguntas que nos planteamos desde el Proyecto Newsharing en el artículo “Influence of the ‘News Finds Me’ Perception on News Sharing and News Consumption on Social Media” que acabo de publicar junto a mis compañeros Jesús Díaz del Campo y Raquel Quevedo Redondo

La primera pregunta se responde con un “sí”: cuanto más crea que “las noticias me encontrarán” más noticias leeré a través de redes sociales. Sin embargo, la segunda pregunta se tiene que contestar con un “no”: creer simplemente que “las noticias me encontrarán” no hace que compartamos más noticias. Creíamos que, si para el usuario las redes sociales son una fuente importante de noticias, contribuiría de manera activa a esa difusión de noticias compartiendo noticias con mayor frecuencia. Pero no hemos encontrado esa reciprocidad. “Las noticias me encontrarán” es, además, una actitud merante pasiva en ese sentido

Relación entre compartición de noticias (‘News externalising’) y Percepción “Las noticias me encontrarás” (‘News-Find-Me Perception)
Relación entre consumo de noticias (‘News externalising’) y Percepción “Las noticias me encontrarás” (‘News-Find-Me Perception)
Sigue leyendo “Si creo que “las noticias me encontrarán”, ¿compartiré más noticias en redes sociales? ¿Y consumiré más noticias?”

Fiabilidad en el análisis de contenido: cómo calcular fácilmente el alfa de Krippendorff

Uno de los momentos más “tensos” de mis clases sobre análisis de contenido llegan cuando tengo que explicar las medidas de fiabilidad entre codificadores. Todo lo que se relaciona con la estadística provoca auténtico pavor. En mi último seminario sobre el tema de hecho algún alumno llegó a suplicar que no les hiciese calcular el alfa de Krippendorff como requisito para superar el seminario.

Klaus Krippendorff, padre del Alfa de Krippendorff y uno de los terrores de mis estudiantes
Sigue leyendo “Fiabilidad en el análisis de contenido: cómo calcular fácilmente el alfa de Krippendorff”

Televisión, Instagram y audiencias jóvenes: ¿cómo generar compromiso con la audiencia?

Instagram es una pieza cada vez más importante en las estrategias de comunicación de empresas e instituciones. Aunque su número de usuarios está todavía lejos de las cifras de Facebook, Instagram puede presumir de ser la red social que más usuarios jóvenes atrae. Por ello resulta un canal clave para conectar con este nicho de mercado.

En el último artículo que he publicado junto a mis compañeros Juan Martín-Quevedo y Erika Fernández Gómez, How to Engage with Younger Users on Instagram: A Comparative Analysis of HBO and Netflix in the Spanish and US Markets hemos querido estudiar qué estrategias y recursos promocionales son más eficaces para conseguir ese compromiso e interacción con los usuarios de Instagram.

How to Engage with Younger Users on Instagram

Y bien, ¿qué hemos descubierto? Entre las principales conclusiones del estudio podríamos destacar las siguientes:

  • El objetivo de las dos cadenas es promocionar su catálogo, particularmente sus producciones propias
  • Las publicaciones que recurren al humor suelen ser más exitosas
  • Es mejor adoptar un tono positivo que un tono negativo
  • La empatía y la solidaridad son las estrategias más eficaces
  • Las publicaciones que buscan establecer conversaciones y las que mencionan a otros usuarios obtienen más “me gusta” y son más comentadas
Sigue leyendo “Televisión, Instagram y audiencias jóvenes: ¿cómo generar compromiso con la audiencia?”

Wu, Tim (2017): The Attention Merchants

El hilo argumental básico de The Attention Merchants debería sonarle familiar a cualquier egresado del área de Comunicación, especialmente a los de Periodismo o los de Publicidad: el negocio de los medios consiste en captar nuestra atención y vendérsela a los anunciantes. A partir de esta premisa básica Tim Wu presenta en el libro una evolución de cómo los medios han intentado atraer a las audiencias y de cómo anunciantes (y propagandistas) han conseguido convertir esa atención en la compra de productos, servicios o ideas. O, cómo dice el subtítulo del libro: “la épica lucha para entrar en nuestras cabezas”.

The Attention Merchants

Así, The Attention Merchants puede es útil e interesante como un manual de Historia de la Comunicación al presentar la evolución de la estrategia de contenidos de los medios para hacer crecer su masa de lectores, oyentes, espectadores o usuarios. En esta revisión tienen cabida desde el giro de la primera prensa de masas (The Sun, The New York Herald…) hacia temas cercanos y escandalosos hasta la apuesta de Facebook por engancharnos con lo que hacen nuestros contactos o el éxito del contenido viral (la “Memecracia” de la que nos hablaba Delia Rodríguez).

Sigue leyendo “Wu, Tim (2017): The Attention Merchants”

Los científicos españoles aceptan el Acceso Abierto pero recelan del Open Peer Review y de las altmetrics

El Acceso Abierto convence a los científicos españoles pero el Open Peer Review y las altmetrics les provocan más reticencias que entusiasmo. Es la principal conclusión que mis compañeros Juan Martín-Quevedo y Juan José Prieto-Gutiérrez presentamos  en el último artículo que publicamos en Journal of Scholarly Publishing.
Este trabajo continúa un estudio que publicamos hace unos meses acerca de la percepción de las revistas españolas sobre estos mismos cambios en la publicación científica.Queríamos medir hasta qué punto las opiniones extraídas de los editores están expandidas entre los autores de artículos publicados en esas revistas. Identificamos a 1254 autores y casi un 25% de ellos (295, la mayor parte de ellos de Ciencias Sociales) contestaron al cuestionario que les envíamos. Sigue leyendo “Los científicos españoles aceptan el Acceso Abierto pero recelan del Open Peer Review y de las altmetrics”

¿Son periodismo los tuits?

¿Un tuit esun producto periodístico? ¿Puede un mensaje de 280 caracteres mantener suficientemente informado al público? O, por el contrario, ¿los únicos productos que pueden cumplir los objetivos fundamentales del periodismo son los formatos clásicos como el reportaje o la noticia? Como en toda cuestión compleja, la respuesta no es ni un rotundo sí ni un contundente no, sino que está llena de matices. Al menos así se puede leer en este estudio que recoge las opiniones al respecto de los redactores de un diario estadounidense: Liu, Z., & Berkowitz, D. (2018). Blurring boundaries: Exploring tweets as a legitimate journalism artifact. Journalism, 1464884918775073.
Boundaries
  ¿Y a qué conclusión llegan? ¿Son periodismo los tuits?  A favor: los tuits son inmediatos y rápidos,dos características que tradicionalmente definen al buen periodismo Pero, según los entrevistados, para que los tuits sean periodismo deben ser producidos por periodistas profesionales, su información debe estar verificada, contrastada y presentarse de manera objetiva En contra: la brevedad del formato impide cumplir algunos requisitos del periodismo profesional, como es el ofrecer contexto o abordar un asunto en profundidad El artículo también recoge algunos debates que se despiertan en la redacción a raíz del uso de Twitter: ¿Un tuit es un producto periodístico en sí mismo o es una herramienta al servicio delauténtico periodismo? Por ejemplo, ¿Un tuit puede informar a la audiencia o solo sirve para captar la visita del usuario al artículo donde realmente se le informa? ¿Los tuitsson superficiales o por el contrario condensan la información ofreciendo lo auténticamente esencial? ¿Los tuits atraen la atención o desvían al usuario del auténtico periodismo? Ofreciendo la información en tuits, ¿Se consigue despertar la curiosidad del lector (que se traduce en visitas y lecturas al artículo) o por el contrario el usuario se siente satisfecho y no tiene necesidad de ir al texto completo? En este mismo sentido: con tanto periodista tuiteando, ¿se está saturando a la audiencia? ¿Estamos ahogando a los usuarios en un mar de estímulos? La novedad de este artículo está en que no se centra tanto en los periodistas, en su uso de la tecnología o en la percepción de unservicio particular como Twitter sino en el producto (“artefacto”,según la terminología de los autores), en este caso el “tuit”. Conceptual y teóricamenteel estudio emplea la ideas de límites del periodismo y señala tres tendencias(“expansión”, “expulsión” y “protección de la autonomía”) que pueden a su vez ser útiles para entender la relación del periodismo con otros cambios. Además, el artículo tambiénse basa en la idea de la cultura del pedacito (resulta difícil de traducir”snippet culture”), según la cual las audiencias se estánacostumbrando a recibir la información en formatos cada vez más breves, y cita como ejemplo no solo el caso de Twitter sino también otros canales como Snapchat. Algunos autores ya han señalado que la dependencia de los medios sociales para estar informado y que la exposición a estos “fragmentos de información” puede provocar una separación entre usuarios bien informadosy usuarios que solo creen estar bien informados sin estarlo realmente .